Autoconsumo

14 Jun ¿El Autoconsumo es sólo para ricos?

Normalmente, los contrarios al autoconsumo fotovoltaico lo catalogan como una práctica insolidaria, en el sentido en que entre todos los abonados a la red eléctrica, además del coste de la energía, pagamos el coste de la misma red eléctrica. Por tanto, si alguien deja de consumir (y de pagar), entre todos los demás estamos pagando su parte de ese coste. De esta forma se fundamentan mecanismos de compensación como el “impuesto al sol”.

Peor aún, suele decirse que, como solamente los ricos pueden permitirse la inversión de instalar paneles en casa ese incremento de coste recae sobre los usuarios que no pueden permitirse paneles, y por tanto hay “subsidio cruzado” de los pobres a los ricos.

No vamos a entrar en este post en si es cierto que la práctica es insolidaria (lo haremos más adelante). Pero sí podemos discutir si los paneles solares están sólo al alcance de los ricos.

No hay muchos datos para confirmarlo, porque la base de instalaciones residenciales en España es prácticamente residual, sin embargo, podemos fijarnos en otros países donde esto no es así.

Solar Residencial en Estados Unidos

Un estudio publicado en abril por PowerScout y GTM Research utilizaba fotos aéreas de 4 Estados de los Estados Unidos. Las fotos se trataban con un algoritmo entrenado para reconocer si tenían instalados paneles fotovoltaicos, cruzados con datos de los departamentos de marketing de las empresas instaladoras de sistemas de autoconsumo, para establecer el nivel de renta de los “hogares solares”.

El estudio mostraba que los hogares de clase media y alta estadounidenses tienen efectivamente un mayor porcentaje de instalaciones solares que los de clase baja respecto a su peso demográfico real: un 87% de las instalaciones están en este tipo de hogares, frente al 75% de su peso demográfico real.

 

La mayor diferencia se da en los hogares con ingresos entre 100 y 150 mil dólares anuales, los más propensos a tener instalaciones solares.

solarincome_graphic

Distribución de los hogares solares frente a la población en general

 

Esta diferencia, si bien existe, no parece tan acusada como podría pensarse para un bien supuestamente “de lujo”. Un 13% de instalaciones solares está en hogares calificados como de “clase baja”, y un 70% en hogares de clase media.

Además, los propios autores del estudio reconocían más factores que acentúan esta diferencia, ajenos al nivel de renta:

  • Los clientes de mayor poder adquisitivo son más atractivos para las empresas y son por tanto los primeros grupos de población a los que apuntan las campañas de Marketing.
  • Efecto imitación en los vecindarios: los primeros vecindarios donde aparecieron instalaciones solares tienen un porcentaje de penetración solar mayor, pues los vecinos tienden a imitarse entre sí. Estos vecindarios son de mayor renta, porque las instalaciones solares más antiguas eran más caras y tenían menos ayudas.

 

Por tanto, está claro que existe un business case para las viviendas de menor poder adquisitivo.

Los paneles sólo puede instalarse en casas unifamiliares

En España, las compañías eléctricas sólo ofrecen estas instalaciones para clientes con casas unifamiliares. España es el país de Europa donde menos población vive en casas unifamiliares, un 33.5% (Eurostat, datos 2016) y solemos pensar que las casas unifamiliares son más propias de gente pudiente. Sin embargo, según los mismos datos de Eurostat, un 25% de las personas que viven en casas unifamiliares tienen un nivel de renta inferior al 60% de la media nacional. El porcentaje para el total de población es del 22%, ligeramente inferior. Por tanto, existe un importante número de casas unifamiliares con ingresos modestos que podrían beneficiarse de instalaciones de autoconsumo, especialmente en zonas rurales, donde hasta el 27% está por debajo de ese 60% de renta media.

Según Eurostat, un 25% de las personas que viven en casas unifamiliares tienen un nivel de renta inferior al 60% de la media nacional.

 

De todas formas: ¿por qué sólo pueden instalarse paneles en casas unifamiliares? Como hemos dicho más arriba, las compañías eléctricas sólo instalan estas soluciones en este tipo de casas. No es fácil imaginar una instalación fotovoltaica en un piso… pero ¿por qué no una instalación compartida? En la azotea, zonas comunes, aparcamiento… Compartir instalaciones solares estaba “curiosamente” prohibido en el Real Decreto de Autoconsumo, aunque es una práctica cada vez más extendida en mercados más maduros como el estadounidense.

Afortunadamente para los interesados en consumir su propia energía, el artículo que prohibía expresamente conectar instalaciones de generación a la red interior de varios consumidores ha sido “tumbado” por el Tribunal Constitucional. ¿Tomarán nota las eléctricas y empezarán a ofrecer instalaciones compartidas? Tenemos nuestras dudas de que entre en sus planes de negocio, pero seguro que hay otras empresas pequeñas y cooperativas que sí lo harán.

El coste de la inversión inicial es muy alto

Las mismas compañías eléctricas sólo ofrecen la posibilidad de autoconsumo para clientes con una factura eléctrica superior a 40€ mensuales (una factura que puede ser propia de una familia de ingresos normales) y mediante unos programas de financiación hasta 84 meses (7 años). El problema de estos programas es que requieren proyectos con un coste mínimo de 4000€. Eso significa grosso modo que el proyecto mínimo financiable es de más de 2kW pico. Esto está claramente por encima de las necesidades de la familia que mencionamos al principio si consideramos la actual legislación sin balance neto. El consumo mínimo que una familia tiene que tener para que esos 2kWp no incluyeran normalmente inyección a la red son unos 1350kWh, bastante más de lo que tendría una familia modesta incluso con calefacción eléctrica.

Volviendo a mirarnos en el espejo de Estados Unidos, esta limitación (a pesar de que el consumo medio por hogar allí es bastante mayor) no es tan estricta. Es posible acogerse a programas de financiación a 10 años desde $2500 (http://sonomacountyenergy.org/resources/pace-financing/financing-calculators/annual-payment-calculator/). Tampoco es una limitación técnica, instalaciones de menos de 1 kWp son perfectamente factibles y económicamente viables. Por tanto, parece que es más una cuestión de estrategia de las compañías eléctricas, y otras empresas pueden entrar a llenar ese nicho.

¿Qué debería ocurrir?

Todas nuestras reflexiones siempre consideran el contexto actual de autoconsumo, en el que por supuesto no existe balance neto para retribuir a la inyección, ni otras medidas más avanzadas como el valor neto o los pagos por valor marginal locacional… Si en algún momento el Gobierno decidiera dar pasos en ese sentido el autoconsumo podría ser no sólo una inversión en ahorro sino una fuente de ingresos para las familias… pero esa es otra historia.

Aún así, sin inyección de energía creemos que el autoconsumo es perfectamente factible (y rentable) para hogares de rentas bajas, siempre que se permitan instalaciones más pequeñas y preferiblemente compartidas.

 

No hay comentarios

Publica un Comentario

Share This

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar